• declararon-sitio-ramsar-al-delta-del-parana-1

    Una Ley de Humedales no es cualquier Ley de Humedales

    24 de noviembre de 2016 – Durante meses el Senado de la Nación ha debatido el proyecto de ley de presupuestos mínimos para la protección ambiental de los humedales. La semana pasada, el dictamen alcanzado en base al proyecto original de la Senadora Magdalena Odarda fue devuelto a comisión por votación de la mayoría de los senadores, especialmente por aquellos que vienen demorando la aprobación de una norma de estas características.

    Si bien muchos de los senadores prefieren que no sea sancionada ninguna ley que proteja y promueva el desarrollo sustentable de los humedales, ante la presión pública apuestan a que salga del Congreso de la Nación una ley lavada sin ningún impacto positivo en la conservación de estos ecosistemas y que de esta manera se mantenga el status quo.

    En este contexto y teniendo en cuenta las modificaciones que quieren introducirse en el dictamen de mayoría, Los Verdes señalamos que:

    • Debe mantenerse la moratoria al desarrollo de nuevas actividades hasta tanto se realice el inventario de humedales y el ordenamiento ambiental del territorio. Ambos ejercicios pueden realizarse en un tiempo máximo de 3 años.
    • La asignación de las partidas presupuestarias del Fondo Nacional de Humedales destinadas a las jurisdicciones (provincias y CABA) debe exigir como condición necesaria la realización del ordenamiento ambiental de los humedales.
    • De no realizarse el ordenamiento territorial de los humedales en tiempo y forma, la moratoria debe extenderse hasta tanto cada jurisdicción la realice.
    • Para dar mayor legitimidad y mayor participación, lo ordenamientos territoriales deben ser aprobados por ley provincial.
    • Si a un plazo de 5 años tal como el proyecto de ley establece para la realización del inventario se le saca la moratoria, se generarán cambios en los sitios a inventariar y ordenar. De esta forma, por un lado, el mapa final podrá no coincidir con el territorio y por otro, se dispararán las intervenciones especulativas en los humedales antes de que el ordenamiento sea finalizado.   
    • El proyecto de ley debe establecer el principio de no regresión ambiental para los ordenamientos, para no dar lugar a recategorizaciones desde categorías de mayor nivel de protección a las de menor nivel.

    Una ley sin moratoria y sin la obligatoriedad de realizar los ordenamientos ambientales del territorio redundará sólo en la realización de un inventario, que si bien es urgente y necesario no implica la protección de los ecosistemas ni el impulso de actividades sustentables que reemplacen a las actuales prácticas depredatorias. Por lo tanto, una ley de humedales no significa cualquier ley de humedales.