• Ambientalistas piden saber si Atucha I está en la lista de las 20 centrales nucleares bajo alerta de cierre

    Los Verdes, Greenpeace, y FARN demandaron a la Autoridad Regulatoria Nuclear (ARN) y a la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) que hagan público si Atucha I se encuentra dentro de la lista de los 20 reactores nucleares que, según el pedido de la Agencia Federal Nuclear belga (AFNB) deberían cerrarse para realizar controles.

    La solicitud ocurre después de que días atrás la misma entidad ordenara el cierre preventivo del reactor belga Doel-3 por fallas registradas en la vasija de contención del reactor. La empresa fabricante de este elemento, la holandesa RDM (Rotterdamsche Droogdok Maatschappij) –ya inexistente–, participó en la fabricación de, por lo menos, 20 reactores distribuidos en ocho países, dentro de los cuales se encontraría Argentina.[1]

    El pedido de los ambientalistas se basa en el vínculo comercial que tuvieron la cuestionada empresa holandesa RDM y la CNEA durante la construcción de Atucha I, ya que el recipiente de presión de la central se construyó en los talleres de la firma Ruhrstahl de Hattingen (Alemania Federal) y en los astilleros de RDM de Rotterdam (Holanda).[2]

    “Existe una alta probabilidad de que RDM haya provisto el recipiente de contención a la central de Atucha I, por lo que la CNEA y la ARN deben confirmar públicamente si esto es así. En caso de serlo se debe someter Atucha I a las mismas revisiones que se están realizando en los reactores europeos”, señaló Juan Carlos Villalonga, de Los Verdes.

    En tanto, desde Greenpeace, Mauro Fernández señaló que “los gobiernos no pueden jugar con la seguridad de la gente. Si la ARN confirma que esta empresa ha sido proveedora argentina, el Gobierno Nacional debe ordenar el cierre inmediato de Atucha I y asegurar un control exhaustivo e independiente de la situación”.

    Las fallas detectadas en la central Doel-3, asignadas a un defecto de fabricación de la vasija, fueron descubiertas en el marco de una inspección de seguridad rutinaria en la central, que llevaron a su cierre provisional a principios de junio. Las autoridades belgas apuntan a un fallo de fabricación en la vasija y no descartan que las fisuras detectadas puedan deberse a un problema de calidad del acero empleado en su fabricación, algo que podría dar lugar a un problema a nivel mundial.

    De allí el pedido de las autoridades nucleares de los países afectados a favor del cierre de los veinte reactores nucleares en todo el mundo cuya vasija ha construido el mismo fabricante holandés (RDM), para realizar los controles pertinentes y, en caso de descubrir fisuras serias como las detectadas en el reactor Doel-3, ordenar su cierre permanente.

    “En este contexto, resulta fundamental que las autoridades nacionales respondan a nuestro pedido de información pública respecto de si RDM fue proveedora de una central atómica argentina, y en caso de constatar esta información actúen rápidamente en consecuencia”, Dijo Maria Eugenia Di Paola, Directora Ejecutiva de FARN.

    Por último, los ambientalistas consideraron además que es necesario aclarar si existe un vínculo comercial de CNEA con RDM también en la construcción de Atucha II. En 1987, Argentina recibió el recipiente de presión del reactor. La pieza fue fundida en Japón y maquinada en España, Brasil y Alemania. Su ensamblado y terminación se realizaron en la ciudad de Rotterdam desde donde fue embarcado hasta Zárate.[3]

    La semana pasada los ambientalistas solicitaron a la ARN y a la CNEA mediante de un pedido de información pública, que confirmen si la empresa RDM actuó como proveedora de una central atómica argentina, de acuerdo a lo publicado días atrás por el periódico francés Le Monde. Las autoridades nucleares aún no han contestado.

     

    Notas:

    [1] “Soupçons sur les cuves de 22 réacteurs nucléaires”, diario Le Monde, 9/8/12: http://www.lemonde.fr/planete/article/2012/08/09/soupcons-sur-les-cuves-de-22-reacteurs-nucleaires_1744086_3244.html

    [2] “Importación de tecnologías capital-intensivas en contextos periféricos: el caso de Atucha I (1964-1974)”, por Javier R. Fernández
    [3] “La Comisión de Energía Atómica recibió pieza vital de Atucha II”, La Razón, 17/3/87.

  • Organizaciones ambientales pidieron información a las autoridades nucleares sobre la seguridad de sus reactores

    Los Verdes, Greenpeace y FARN pidieron hoy a la Autoridad Regulatoria Nuclear y la Comisión Nacional de Energía Atómica que confirmen si la empresa RDM (Rotterdamsche Droogdok Maatschappij) actuó como proveedora de una central atómica argentina, de acuerdo a lo publicado días atrás por el periódico francés Le Monde [1]. Al pedido adhirieron Taller Ecologista de Rosario, M’biguá de Entre Ríos y FUNAM de Córdoba.

    La Agencia Federal de Control Nuclear de Bélgica (AFCN) ordenó días atrás el cierre preventivo del reactor belga Doel-3 por fallas registradas en la vasija de contención del reactor. La empresa fabricante de este elemento, la holandesa RDM –ya inexistente–, participó en la fabricación de por lo menos 22 reactores distribuidos en ocho países, dentro de los cuales se encontraría Argentina.

    “La Autoridad Regulatoria Nuclear debe confirmar o desmentir en forma urgente si la empresa RDM ha sido proveedora de alguna central nuclear argentina, y especificar qué medidas regulatorias están siendo adoptadas tras las fallas descubiertas en Bélgica”, afirmó Mauro Fernández, coordinador de la Campaña de Energía de Greenpeace en Argentina.

    Estudios llevados a cabo por la autoridad regulatoria nuclear belga detectaron la posibilidad de encontrar fisuras en la vasija del reactor Doel-3. La AFCN estima que, de confirmarse la existencia de estas fisuras, todos los reactores que cuenten con vasijas de contención provistas por RDM podrían correr el mismo riesgo.

    “Los gobiernos no pueden jugar con la seguridad de la gente. Si la Autoridad Regulatoria Nuclear confirma que esta empresa ha sido proveedora argentina, el Gobierno Nacional debe ordenar el cierre inmediato de las centrales atómicas involucradas y asegurar un control exhaustivo e independiente de la situación”, exigió Fernández.

    Notas:

    [1] Nota diario Le Monde, en francés: Soupçons sur les cuves de 22 réacteurs nucléaires – http://www.lemonde.fr/planete/article/2012/08/09/soupcons-sur-les-cuves-de-22-reacteurs-nucleaires_1744086_3244.html

  • El Informe de Greenpeace sobre el INVAP, marzo 2002

    Una reveladora historia de INVAP y sus conflictivos negocios nucleares. Un informe que recorre buena parte de la historia del desarrollo de la energía nuclear en Argentina y sus aspectos menos publicitados.

    Descargar el informe aquí

  • Los Verdes piden cerrar todas las plantas atómicas en Argentina para 2020

    A un año de la tragedia nuclear de Fukushima, Japón, la agrupación eco-política Los Verdes presentó en el Congreso un proyecto de ley en el que propone que para el año 2020 se “apaguen” todas las centrales atómicas argentinas y se adopte una meta del 25% de la generación eléctrica en base a fuentes de energía renovable. La
    iniciativa, tomada por el Diputado Carlos Comi (Coalición Cívica ARI – Santa Fe), ya cuenta con estado parlamentario (1) y fue girada a las comisiones de Energía, Recursos Naturales y Hacienda.
    Los Verdes consideran que el desastre nuclear de Fukushima – ocurrido como consecuencia del terremoto y tsunami en Japón en 2011- fue causado principalmente por fallas institucionales, políticas y una excesiva confianza en la energía atómica. “Fukushima ha demostrado el fin del paradigma de la “seguridad nuclear”. Esta fuente de generación de energía es cara, sucia y entraña una enorme amenaza para la población y el ambiente. Es por eso que, contando con este antecedente, Argentina debe apagar sus plantas nucleares cuanto antes”, señaló Juan Carlos Villalonga presidente de la Junta Directiva de Los Verdes.
    A través del proyecto denominado “Metas Nacionales de Generación Eléctrica Sostenible2020” (2), la agrupación propone que el Poder Ejecutivo Nacional defina un programa de reducción progresiva de la generación de electricidad mediante reactores nucleares hasta alcanzar su completo abandono para fines de 2020. Continue Reading

  • El elevado costo de lo anacrónico