• Se cumple un año de la presentación de la Iniciativa Popular por una Córdoba No Nuclear

     

    – El 4 de septiembre de 2013 se presentó ante la Legislatura de la Provincia de Córdoba un proyecto de ley para la desnuclearización de la provincia, impulsado por un conjunto de organizaciones que conforman la Coalición Córdoba No Nuclear (1) y avalado, en primera instancia, por las firmas de 25000 cordobeses. En noviembre de ese mismo año, se presentaron 5000 firmas más exigiendo el tratamiento del Proyecto (2). Sin embargo, se mantuvo la negativa de las autoridades de la Legislatura de reconocer este proyecto como una Iniciativa Popular exigiendo la certificación de la totalidad de las firmas, tal y como lo exige la ley provincial. Este requisito vuelve a la Iniciativa un mecanismo de participación prohibitivo, que no encuentra referencia en la norma nacional.

    Gracias al apoyo de 3 legisladores, en abril de 2013 el proyecto ingresó y fue girado a Comisiones. Sin embargo, debido a la falta de tratamiento perdió su estado parlamentario. Estado que fue recuperado este año mediante el apoyo del legislador Roberto Birri.

    Las organizaciones que conformamos la Coalición apoyamos el debate sobre este proyecto de ley, porque desconocerlo, implica también desconocer el deseo de 30000 cordobeses. Nos enfrentamos ante una situación inédita, en la que una Central Nuclear en Argentina llega al fin de su vida útil, los ciudadanos debemos tener la posibilidad de formar parte de las decisiones respecto a qué tipo de energía queremos.

    En este sentido se expresó el gobernador De La Sota en una entrevista radial en Rosario, donde expresó su crítica a la Central Nuclear de Embalse en particular, y al plan nuclear nacional, en general. Entendemos que esta declaración debe ir acompañada de acciones que reafirmen los dichos del gobernador, promoviendo el debate efectivo del proyecto de ley que hemos presentado.

    Sin embargo, no es sólo una responsabilidad del gobernador sino también de los legisladores de generar la discusión necesaria sobre el uso de la energía nuclear. La Central Nuclear de Embalse ya ha finalizado su vida útil, extender la misma es incrementar costos y riesgos que son innecesarios correr teniendo otras alternativas para producir energía.

    (1) CEDHA, Eco-Sitio, FUNDEPS, Greenpeace, Fundación Hölderlin, Los Verdes y Fundación TierraVida.

    (2)El proyecto de ley tiene como objetivo prohibir en el territorio de la provincia la generación nucleoeléctrica, la construcción de repositorios nucleares, el transporte de material radiactivo y la extracción de minerales nucleares.cali

  • Crecida del Paraná: la protección de bosques y humedales debe ser prioridad en la adaptación al cambio climático

    Por Elba Stancich*

    Nuevamente las provincias del Litoral están en alerta por la creciente del río Paraná, que se espera sea superior a la del año pasado. Cada vez que nos encontramos ante una situación de inundaciones saltan a la vista principalmente dos aspectos: si se trata de un evento dentro de lo que se considera esperable, o está intensificado por el cambio climático, y la ausencia de planes de ordenamiento territorial que obligan a evacuaciones de la población y descalabros varios. Días después aparecen las cifras de las pérdidas económicas.

    Si bien es difícil establecer una relación directa de cada evento con el cambio climático, sí puede establecerse una tendencia de ciertos fenómenos observando las últimas décadas, como por ejemplo que existe un aumento de fenómenos meteorológicos extremos. La inundaciones y sequías se han incrementado 2,4 veces si se compara el período 1970-1999 con el período 2000-2005 en la región suramericana.

    Las Cataratas del Iguazú hoy tienen un caudal 30 veces superior al habitual debido a las precipitaciones caídas en Brasil. Se registraron 450 milímetros de lluvia en la cuenca del Río Iguazú, siendo el promedio mensual de lluvia de 150 milímetros. En un día, llovió lo que corresponde a tres meses. Observando el color de sus aguas, se evidencia el impacto de la deforestación, que aumenta el escurrimiento y la erosión de los suelos.  Pero recordemos que dos años atrás, fruto de la prolongada sequía que sufrió el estado de Paraná, Brasil, las cataratas se quedaron prácticamente sin agua.

    La protección de bosques y humedales, debe figurar como prioridad en la adaptación del cambio climático. La selva atlántica casi desapareció, principalmente para ser cultivada con soja. Esas transformaciones disminuyen la infiltración, incidiendo en los caudales que llegan a los ríos. Los humedales tienen capacidad de retener agua durante inundaciones y sequías. Actúan como esponjas naturales que amortiguan la llegada de las crecidas, retardando su desplazamiento y evitando que ocupen aún más superficie.

    Preservar los ríos libres tiene muchos beneficios, la cantidad de represas construidas en la cuenca alta del Paraná y las cinco existentes en el río Iguazú alteran el regimen natural de escurrimiento, modificando el agua que erogan o retienen en función de sus necesidades energéticas. Recientemente fue anunciada la construcción de una sexta represa sobre el Iguazú, que provocará pérdidas en la rica biodiversidad de la zona y el desplazamiento de más de muchas familias. La entidades a cargo de las centrales hidroeléctricas de Itaipú y Yacyretá acordaron un trabajo coordinado para liberar agua de sus embalses debido al gran caudal en el Paraná, retrasando la descarga del río  Paraguay cuya creciente afectó a miles de familias que viven en su ribera.

    El área de afectación de una represa va mucho más allá que el área que inunda, ya que el cambio de dinámica que provoca en el río altera los ecosistemas aguas arriba y abajo de su emplazamiento, modifica el comportamiento de las aguas subterráneas y termina alterando a la cuenca completa, más todavía cuando son varios los represamientos en un mismo río o sistema fluvial.

    Así lo entendió el Comité de Ministros de Chile, la máxima autoridad administrativa del país, que el pasado 10 de junio dio por cancelados los permisos medio ambientales de cinco controversiales represas en los ríos Baker y Pascua en la Patagonia, culminando una disputa de ocho años. El rechazo definitivo del proyecto HidroAysén marca un punto de inflexión, la ciudadanía exige ser escuchada y participar en las decisiones que afectan el medio ambiente y sus vidas.

    De este lado de la Cordillera, no se tienen en cuenta las implicancias ambientales de construir grandes represas, en octubre pasado se adjudicaron las obras del complejo hidroeléctrico Néstor Kirchner y Jorge Cepernic sobre el río Santa Cruz, último río libre de la Patagonia  argentina. Y en Misiones, aunque la población manifestó su opinión contraria a la construcción de represas en el plebiscito del año 1996, hoy siguen resistiendo el proyecto Garabí sobre el río Uruguay.

    Chile nos acaba de dar un gran ejemplo, cancelaron un proyecto que consideraron afectaba sus ríos, paisajes y cultura y dieron un paso fundamental  en la protección de la Patagonia y en favor de un país más sustentable y justo, donde se proteja su legado natural para las generaciones futuras.

    * Pte Junta Directiva Los Verdes

  • Día del Ambiente: avanzar con renovables

    Cuarenta y dos años atrás se inauguraba en Estocolmo, Suecia, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano que dio lugar a que se designe el 5 de junio, Día Mundial del Medio Ambiente, con el fin de profundizar la conciencia universal de la necesidad de proteger y mejorar el medio ambiente.

    Este año la celebración pretende llamar la atención sobre los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo, relacionando este tema con el cambio climático, por lo que el lema elegido para reflejar este tema ha sido «Alza tu voz, no el nivel del mar».

    El planeta entero está en riesgo ante la amenaza global que significa el cambio climático, y nos encontramos en un punto bisagra para tomar las decisiones adecuadas para no sobrepasar niveles de aumento de temperatura considerados peligrosos.

    Si bien los países tienen responsabilidades diferenciadas, Argentina tiene emisiones de gases de efecto invernadero per capita superiores al promedio mundial, por lo que nos cabe  una cuota de responsabilidad y estar a la altura de enfrentar los desafíos actuales.

    Los temas ambientales y el del cambio climático en particular, son de gran preocupación para la población, como lo reflejan diferentes consultas de opinión pública, pero las políticas públicas parecen ir para el lado contrario.

    No se ha logrado detener la deforestación, se sigue adelante con el Plan Nuclear -que además de ser muy costoso implica riesgos inaceptables para la población-, y se suma la decisión de avanzar en la extracción de hidrocarburos no convencionales, que van en sentido contrario a implementar una política climática seria. O sea, se elige lo peor.

    En este momento en el Senado de la Nación se discute un proyecto de Ley para avanzar en las metas de generación de energía a partir de fuentes renovables. Los Verdes lo consideramos un paso necesario para poner en marcha un instrumento que permita el despegue de estas energías. Esta nueva Ley, que impulsa alcanzar la meta de 20% de electricidad renovable para el 2020, debe a su vez habilitar la posibilidad de generación distribuida o micro-generación con renovables del lado de los consumidores, incluir a todo el mercado y generar los mecanismos de financiación apropiados para que esto sea posible.

    La naturaleza nos impone límites, es urgente e imprescindible avanzar por caminos que permitan satisfacer las necesidades humanas de manera sustentable, es decir, duraderos, y sin generar nuevos problemas de difícil resolución.

  • Los Verdes celebran el Día de la Tierra junto a organizaciones de Córdoba

    Como parte de la iniciativa regional impulsada por Red +Vos (1), en la que participaron más de 50 ciudades de Latinoamérica, el pasado domingo 27 de abril, Los Verdes se sumaron al encuentro organizado en la Ciudad de Córdoba para celebrar el Día de la Tierra. Mediante múltiples eventos, organizaciones no gubernamentales, instituciones, artistas y oradores se brindó información sobre forestación, alimentación, cambio climático, sustentabilidad y consejos de reciclaje.

    El grupo Los Verdes Córdoba fue parte del movimiento impulsado por la red de jóvenes por el desarrollo sustentable surgido de Rio+VOS, en el que se buscó conmemorar el Día de la Tierra. El objetivo del múltiple evento fue crear mayor conciencia sobre los problemas ambientales y la incidencia de los modos de producción  y consumo. El Día de la Tierra se celebra todos los 22 de Abril desde 1972, cuando millones de personas se movilizaron para reclamar el derecho a vivir en un ambiente sano y sostenible.

    «El cambio climático es el mayor desafío que enfrentamos como humanidad a nivel mundial. Debido a la quema de combustibles fósiles para la generación de energía y transporte, la deforestación a gran escala, la producción de commodities, se han liberado grandes cantidades de Gases de Efecto Invernadero (GEI) a la atmósfera, aumentando la temperatura de la Tierra y provocando una distorsión en el sistema climático global«.

    «La deforestación en el mundo contribuye con el 20% de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero. Sólo en Argentina se produce el 4,3% de la deforestación mundial. Y en Córdoba, quedan menos de 530 mil hectáreas de árboles nativos y el principal motivo de su deforestación es para dar lugar a la siembra de soja«.

    En este marco, Los Verdes volvieron a reclamar al gobierno argentino que acelere y profundice la transición hacia la generación de energía a partir de fuentes renovables y que cumpla con la aplicación de la Ley de Bosques, como parte de las políticas que contribuyen a mitigar los efectos del cambio climático.

    (1) Red+Vos es un movimiento latinoamericano de jóvenes por el desarrollo sustentable que surge a partir de Rio+VOS, la campaña global de movilización ciudadana y concientización sobre la importancia del desarrollo sustentable que nació en torno a la Cumbre de Rio+20.

  • Organizaciones advierten que Argentina debe profundizar sus esfuerzos para enfrentar el cambio climático

    Buenos Aires, 13 de abril de 2014.- Organizaciones de la sociedad civil exigieron al gobierno argentino que acelere y profundice la transición hacia la generación de energía a partir de fuentes renovables y que detenga la deforestación para mitigar los efectos del cambio climático.  Vida Silvestre, Greenpeace, FARN, Los Verdes, Avina, CAN-LA y el FOROBA citaron el informe presentado hoy en Berlín por el Panel Intergubernamental en Cambio Climático (IPCC) que reveló que aún es posible evitar impactos catastróficos, si se cambia el paradigma energético y se eliminan, tanto en economías desarrolladas como en desarrollo, las emisiones que generan calentamiento global.

    Este reporte contó con la coordinación de más de 300 científicos sobre las posibles soluciones al cambio climático y es la tercera entrega del quinto informe de evaluación del IPCC. Ya se han presentado los capítulos referidos a la ciencia climática y, días atrás, a los impactos causados por este fenómeno. El informe demuestra los beneficios de incrementar el uso de energías renovables —que ya ha consolidado su penetración a escala global— y comenzar el abandono definitivo de los combustibles fósiles. Adicionalmente, el IPCC refleja otras soluciones a la crisis climática como la concentración de esfuerzos en la eficiencia, el transporte y la construcción, así como en la protección de los bosques nativos.

    «Las máximas autoridades científicas a nivel climático que advirtieron días atrás sobre mayores inundaciones en Argentina producto del calentamiento global, hoy evidencian la solución: comenzar un abandono urgente de los combustibles fósiles y detener la deforestación», señalaron las organizaciones. «Sería una decisión inteligente, e incluso económicamente conveniente, que los gobiernos locales trabajen para evitar la profundización del cambio climático en lugar de lamentar e intentar remediar sus impactos una vez ocurridos».

    En 2010 los gobiernos acordaron evitar un aumento mayor a dos grados en la temperatura global en comparación con la era preindustrial. Los nuevos hallazgos del IPCC demuestran que esto solo es posible si se reorientan las inversiones y los subsidios destinados del desarrollo de energías fósiles como el carbón o el petróleo, al despliegue de energías renovables y la eficiencia energética. De acuerdo al informe, esto no sólo traería soluciones climáticas a escala global, sino además la creación de significantes nuevos puestos de trabajo, al mismo tiempo que contribuiría a una mayor seguridad energética. Sin embargo, a pesar de las recomendaciones científicas, en los últimos diez años las emisiones globales crecieron más rápidamente que en los treinta años anteriores.

    Argentina depende en un 87 % de los combustibles fósiles para generar su energía. En 2013, solo un 1,4 % de la electricidad provino de fuentes renovables, a pesar de contar con una ley que establece que ese aporte debe llegar al 8 % en 2016. Actualmente el Congreso de la Nación está debatiendo cómo avanzar hacia el cumplimiento de la meta establecida, así como su actualización con incrementos significativos para la próxima década. «Es necesario que se establezcan metas más ambiciosas y condiciones más favorables para el desarrollo de las energías renovables. Si bien aún deben aportarse mejoras a los proyectos presentados, es una señal positiva que en el Congreso esté abriendo el debate en esa dirección en un país que atraviesa una profunda crisis energética», sostuvieron las organizaciones. «El desarrollo de las energías renovables requiere la absoluta atención del Estado, ya que pueden contribuir no solo a la situación climática global, sino traer beneficios económicos para Argentina que permitan recuperar el autoabastecimiento energético».

    Según el anterior informe del IPCC, conocido hace dos semanas, el 4,3 % de la deforestación global ocurre en territorio argentino. Asimismo, el avance de la frontera agropecuaria sobre los bosques, principalmente en la zona chaqueña, es cada vez mayor a pesar de la existencia de leyes que los protegen. Las organizaciones exigieron al gobierno nacional y a las provincias que se garantice el cumplimiento de la Ley de Bosques, al mismo tiempo que se desarrollan políticas agroecológicas sostenibles que contribuyan a mitigar los efectos del cambio climático.