• Movilización planetaria por el clima: ¿qué rol tendrán los jóvenes?

    A continuación compartimos una columna de opinión del sociólogo Javier Vázquez sobre la movilización por el clima convocada por Greta Thunberg y jóvenes de todo el planeta el pasado 15 de marzo que convocó a más de un millón de personas en más de cien países. ¿Ocuparán los jóvenes el rol de liderazgo frente a vacante que dejó la dirigencia política tradicional para enfrentar el calentamiento global?

    Huelga Climática: la próxima gran agenda política.

    Por: Javier J. Vázquez

    El viernes 15 de marzo en cientos de ciudades del mundo se llevó a cabo una huelga de estudiantes reclamando más y mejores políticas para combatir el cambio climático.

    En 2015, en la COP21 los gobiernos del mundo firmaron el Acuerdo de París (Wikipedia: Paris Agreement) en el que se acordó una estrategia común por la que cada país suscriptor se comprometió a poner en marcha un plan para enfrentar el calentamiento global. El objetivo del Acuerdo es mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales; proseguir con los esfuerzos para limitar ese aumento a 1.5°C y evitar así los efectos para los países más vulnerables. Sin embargo, ya pasado algún tiempo, la realidad demuestra que se requieren acciones más veloces y con mayor compromiso por parte de los gobiernos porque el cumplimiento de los objetivos allí trazados ya está en duda.

    La crisis climática fue expuesta por científicos en innumerables veces y es el mayor desafío colectivo de la Humanidad. Ni siquiera las dos Guerras Mundiales han tenido tanta incidencia en cuanto a población en riesgo, territorios comprometidos, economías afectadas y migraciones forzosas. El problema es tan complejo que la política tradicional parece no tener herramientas suficientes para resolverlo.

    Esa vacancia de la política tradicional, con sus lobbys y agendas, es ocupada en este caso por adolescentes que, como nunca antes, se han organizado de manera global y han tomado por sorpresa a la dirigencia.

    La cara más visible de esta novedad de la “Huelga Climática” de jóvenes en edad escolar es Greta Thunberg, una sueca de sólo 16 años, que en última Cumbre del Clima de Polonia en 2018 exigió a los gobernantes acción frente a una problemática que requiere grandes cambios estructurales en corto tiempo y a dimensión global. Greta les pidió a los gobernantes que “si hay una Crisis Climática, debe ser tratada como una Crisis”. Un ejemplo de pragmatismo político. Un desafío sin precedentes en la política mundial.

    Los jóvenes que impulsan el movimiento “Friday4Future” (Viernes por el Futuro) están reclamando patear el tablero, repensar la manera en la que enfrentamos el Cambio Climático y las estrategias de transición, porque las decisiones y medidas hasta ahora tomadas no alcanzan, el tiempo corre, y el futuro se torna cada vez preocupante. Y los jóvenes saben que ellos van a ser los principales damnificados.

    Sin embargo el gran desafío que tiene este nuevo movimiento es que aún no se ve una agenda definida que evite quedar únicamente en el reclamo indignado frente a la inacción de los gobiernos.

    Históricamente la agenda ambiental fue menospreciada, tratada como algo snob, una demanda burguesa; se han generado inmensidad de parches y adendas a fin de mantener la lógica productiva, de consumo y de descarte sin modificaciones. Pero inevitablemente hoy nos enfrentamos al abismo. Somos una generación de seres humanos que ya sobrepasó los límites a la naturaleza. Es preciso cambiar, pero ¿estarán los gobernantes mundiales a la altura de las circunstancias?

    Una frase repetida de este movimiento juvenil dice:

    “Cuando los dirigentes se comportan como chicos, los chicos salimos a la calle”.

    Ojalá sean estos mismos chicos quienes sepan tomar y sostener en el tiempo el liderazgo en la sociedad civil. Los necesitamos y en ellos hay alguna esperanza, aunque, todavía, la responsabilidad del rumbo que tomen las cosas sigue siendo de los adultos mayores.

    Javier J. Vázquez es licenciado en Sociología (UBA, 2007), con Posgrado en Políticas Públicas (UBA, 2011) , EDGE Expert (IFC, 2015).  Maestría en Políticas Sociales Urbanas (UNTreF). Se desempeña como Consultor en Desarrollo Sostenible para Fundaciones, Empresas y Gobiernos. Twitter: @javjvazquez

  • 2015-2030: UN PERÍODO CLAVE PARA PRODUCIR UN CAMBIO RADICAL

    ¿Cómo se vinculan el Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030?. Compartimos aquí una interesante nota del diputado Juan Carlos Villalonga acerca de estas tres herramientas clave para impulsar los cambios que los tiempos que corren requieren. El horizonte es 2030, quince años en los que se juega la partida.

    2015-2030: UN PERÍODO CLAVE PARA PRODUCIR UN CAMBIO RADICAL

    Por Juan Carlos Villalonga- Diputado Nacional (PRO)

    Entre 2015 y 2030 estaremos atravesando un período clave en nuestra historia y en la historia del debate acerca del desarrollo sostenible. Un conjunto de amenazas y desafíos que enfrenta la humanidad deben comenzar ya a encontrar un sendero de solución y  los próximos quince años son clave para producir cambios de fondo. No es casual que 2015 haya sido un año emblemático en este sentido y se haya convenido una agenda globa en distintos ámbitos, expresada en tres acuerdos que considero fundamentales.

    En primer lugar en 2015 se arribó al Acuerdo de Paris vinculado al cambio climático y que establece un plan de acción al año 2030. Por primera vez un convenio de estas características tiene objetivos definidos y cuantificados que son los que derivan en los compromisos que deben ir asumiendo progresivamente cada uno de los países que lo suscribió. Se trata aquí, ni más ni menos, que de poner en marcha una transformación radical de la matriz energética de manera acelerada.

     

    Para cumplir con dichos compromisos y mitigar los efectos del cambio climático, no más allá del año 2020 tendremos que llegar al pico máximo de emisiones de Gases de Efecto invernadero (GEI) y de allí en adelante deberá comenzar a producirse una progresiva disminución. Ello requiere la rápida reducción del uso de combustibles fósiles y el paso hacia el uso masivo de energías renovables. Hay que trabajar para que lo que hemos conocido como la “era del petróleo” llegue a su fin en los próximos treinta años: esto significa acelerar una transición energética de enormes implicancias económicas, sociales y políticas.

    El segundo capítulo, está relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)  que reemplazaron a los Objetivos del Milenio y fueron también acordados en el año 2015. Los ODS se proponen dar cuenta de los desafíos pendientes en temas como educación, pobreza, energía, cambio climático y océanos, entre otros. La agenda sostenible en su sentido más amplio y planteada con metas precisas y un plan de acción concreto. Estos objetivos debieran ser principios rectores de las políticas públicas de cada país y sus metas  inspiradoras de cada acción en este marco.

    El tercer núcleo, de fundamental importancia también en este contexto, es el acuerdo conocido como Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030: un instrumento acordado por la ONU y destinado a atender una situación cada vez más acuciante. Hoy somos mucho más vulnerables y estamos expuestos a desastres de todo tipo debido al defectuoso desarrollo y al cambio climático que exacerba algunos fenómenos naturales, cada vez más recurrentes y violentos. El Marco de Sendai tiene sus objetivos centrados en evitar que se produzcan nuevos riesgos y en reforzar la resiliencia de las poblaciones incluyendo la responsabilidad primordial de los Estados de prevenir y la participación de toda la sociedad y las instituciones.

    Tenemos entonces frente a nosotros un período que va entre 2015 y 2030 que es una ventana de oportunidad para actuar en forma decisiva y clave en una coyuntura histórica muy particular. El Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Marco de Sendai marcan una agenda de convergencia que debemos tener clara.  La agenda política no debe salirse de estas prioridades y el desafío es verla en su verdadera magnitud y lograr que el largo plazo se sostenga, en especial en un país como Argentina en el que tenemos un enorme déficit para ir más allá de la urgencia del día a día.

    Es necesario diseñar y trabajar en una política que contemple estos objetivos a 2030 con eje central en la transición energética, que es mucho más que una transición meramente tecnológica: un reto enorme para la política local en términos de desarrollo y de economías regionales, pero que es urgente.

     

     

  • DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE: QUÉ PASARÍA SI LA TEMPERATURA AUMENTA ENTRE  2 Y 4 GRADOS

    5 de junio 2017 – La semana pasada el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció la decisión de retirar a su país del Acuerdo de París sobre cambio climático que fue adoptado por la mayoría de los países en el mundo en 2015 durante la 21° Conferencia de las Partes (COP21) y que está en vigor desde noviembre de 2016. El objetivo del Acuerdo es mantener el aumento de la temperatura del planeta por debajo de los 2°C respecto a los niveles preindustriales y proseguir con los esfuerzos para limitar ese aumento a 1.5°C. En el Día Mundial del Medio Ambiente, Los Verdes realizaron una producción fotográfica en tres lugares emblemáticos de la Ciudad de Buenos Aires que muestra hasta dónde subirá el Río de La Plata si la temperatura promedio global aumenta 2°C cumpliendo el Acuerdo, o 4°C si el Acuerdo no se cumple.

    La Facultad de Derecho, la escultura conocida como Floralis Generica en la Plaza de las Naciones Unidas en Palermo y el Puente de la Mujer en Puerto Madero son tres de los lugares que pueden quedar bajo agua si sube la temperatura entre 2°C o 4°C y, por consiguiente, se registra un aumento en el nivel del mar. La producción fotográfica realizada por Los Verdes señala con contundencia hasta dónde quedarían cubiertos por agua estos espacios de concretarse este escenario, según datos de la organización Climate Central.

    derecho

    Estados Unidos es el segundo mayor emisor de CO2 del mundo seguido por China y si bien el proceso de salida del Acuerdo demoraría unos cuatro años, en la práctica Trump ya ha desmantelado la política impulsada por su antecesor Barack Obama en su lucha contra el cambio climático.

    “La decisión del gobierno norteamericano no debe poner en peligro el Acuerdo de París y por eso es fundamental la unánime reacción internacional de apoyo que hubo en los últimos días. La decisión de Trump, basada en argumentos falsos, ha quedado aislada”, señaló el Diputado Nacional y vocero de Los Verdes, Juan Carlos Villalonga.

     

    puente-de-la-mujer

    Este año el Día Mundial del Medio Ambiente debe ser una oportunidad para llamar la atención sobre la necesidad de preservar el histórico Acuerdo de París como instrumento fundamental en la lucha contra el cambio climático. Las grandes industrias, el sector privado y los gobiernos de la mayor parte de los países del mundo así lo han entendido y la transición ya está en marcha desde mucho tiempo antes de que apareciera esta disparatada medida. No abandonar esa pelea es ahora el desafío.

     

    Datos de origen: Climate Central.  Organización de divulgación científica conformada por un equipo de expertos en cambio climático, periodistas y diseñadores gráficos. El objetivo es generar artículos periodísticos y piezas gráficas que permitan llegar a la dirigencia política y a los medios de comunicación con mensajes claros sobre la ciencia y todo lo que ocurre con el cambio climático.

    Trabajo específico: «Surging Seas»

     

  • HISTÓRICO: ENTRÓ HOY EN VIGENCIA EL ACUERDO DE PARÍS CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

    4 de noviembre 2016 – En un proceso histórico y en tiempo récord, entró en vigor hoy el Acuerdo de París sobre cambio climático que fue adoptado por la mayoría de los países en el mundo. en el 2015 durante la 21° Conferencia de las Partes (COP21). Para que la entrada en vigencia se produjera era necesario que lo ratificaran al menos 55 países que sumaran en conjunto  al menos el 55% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI). Ese porcentaje fue alcanzado en octubre último y al día hoy son 97 los países que se ratificaron el Acuerdo, incluyendo a Estados Unidos y China, los dos mayores emisores del mundo anunciaron su ratificación el mismo día y reafirmaron su voluntad de acelerar la acción para aminorar sus emisiones.

    En un comunicado oficial de la la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el organismo de la ONU a cargo de las negociaciones, se señala que «Sin duda, el acuerdo es un punto de inflexión en la historia de los esfuerzos colectivos de la humanidad, puesto que aúna la determinación política, económica y social de gobiernos, ciudades, regiones, ciudadanos, empresas e inversionistas para superar la amenaza existencial que plantea un cambio climático sin control. La rápida entrada en vigor del acuerdo es una señal política clara del compromiso de todas las naciones del mundo para actuar con decisión frente al cambio climático» 

    El objetivo del Acuerdo es mantener el aumento de la temperatura del planeta “por debajo de los 2°C” respecto a los niveles preindustriales; proseguir con los esfuerzos para limitar ese aumento a 1.5°C y evitar así los efectos para los países más vulnerables.

    «Realmente las cosas han sucedido a lo largo de este año como uno podría haberlo soñado. En menos de un año el Acuerdo está en vigencia y es legalmente vinculante. Como ejemplo el Protocolo de Kyoto demoró unos 8 años en entrar en vigor. Esto nos habla de dos cosas: por un lado, el sentido de urgencia que hoy impera en la comunidad internacional alrededor de la agenda climática, producto del aceleramiento de los peores diagnósticos en cuanto a evolución de las temperaturas globales, y por otro lado, la enorme voluntad política que parece finalmente expresarse en los principales líderes políticos a nivel global. Por supuesto, ambas variables son dos caras de la misma moneda» destacó Cali Villalonga, diputado nacional y vocero de Los Verdes que condujo la delegación argentina que firmó el Acuerdo el año pasado en la capital francesa.

    0001

    A continuación reproducimos una guía sobre los pasos que se siguieron desde la adopción hasta la entrada en vigor del Acuerdo.

    1. Adopción

    El Acuerdo de París fue adoptado el 12 de diciembre del 2015 por los 195 países entonces miembros de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC), es decir, las naciones se pusieron de acuerdo y aprobaron un nuevo régimen sobre cambio climático. Palestina se sumó más tarde a la adopción, al entrar oficialmente como miembro de la CMNUCC en marzo del 2016. Después de más de 20 años de negociaciones climáticas, los países tomarán acciones para desligar el crecimiento económico del crecimiento de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI)

    2Firma

    El 22 de abril del presente año, en la sede de la ONU en Nueva York, se desarrolló la ceremonia oficial de la Firma del Acuerdo de París, que reunió a 174 países. Este es el mayor número de naciones en la historia que hayan firmado un acuerdo internacional en un solo día. El libro que contiene el tratado en los seis idiomas oficiales se puede todavía firmar en la sede de la ONU a lo largo de un año, es decir, hasta el 22 de abril del 2017. Después de esa fecha, los países ya no podrán firmar, aunque pueden ratificar el Acuerdo posteriormente.

    3.Ratificación

    Cuando un país ratifica el Acuerdo, lo aprueba oficialmente por la vía ejecutiva y acepta estar legalmente vinculado al él. A la fecha, más de 97 países han registrado su ratificación ante la ONU,

    4. Entrada en Vigor

    Para que el Acuerdo de París entre en vigor, es decir, nazca a la vida jurídica internacional, se necesitaba que lo ratifiquen al menos 55 países u organizaciones de países que sean Parte de la CMNUCC; y, a la vez, que dichos países sean responsables de al menos 55% de las emisiones mundiales de GEI. Este umbral se alcanzó en octubre del 2016, lo que permite al Acuerdo entrar en vigor 30 días después, es decir el 04 de noviembre, volviéndose obligatorio para quienes lo hayan ratificado

    La entrada en vigor del Acuerdo de París ocurre tres días antes de que empiece la COP22 en Marrakech. La conferencia jugará un rol fundamental para avanzar hacia la implementación concreta del Acuerdo y una clave para asegurar el logro de los objetivos planteados. El Acuerdo de París será en adelante el marco que regule el desarrollo económico a futuro, una etapa nueva en un mundo que por la fuerza está comenzando a cambiar.

  • Más espera, menos humedales

    Los humedales de Argentina se encuentran en emergencia debido al cambio de uso del suelo que suponen variadas actividades humanas.Por ello, es urgente que se sancione una ley que los conserve y promueva su uso racional.

    Hace cuatro años que el Congreso Nacional viene tratando sin éxito la aprobación de una ley de humedales. Es necesario que los legisladores logren, mediante el consenso, la rápida sanción de una norma de presupuestos mínimos que atienda el serio retroceso de los humedales de nuestro país.

    Existe actualmente un proyecto de ley en la Comisión de Ambiente del Senado que dispone estándares mínimos para la conservación, protección, restauración ecológica y uso racional y sostenible de los humedales a fin de preservar los servicios ecosistémicos que estos brindan. Establece para ello, como pasos necesarios, la realización de un inventario nacional y de un ordenamiento territorial de los humedales en el marco de un proceso participativo.

    Sin embargo, el tratamiento del proyecto se encuentra frenado desde inicios de este año pese al anuncio del Presidente Mauricio Macri con respecto a la necesidad de la sanción de tal norma, el pasado 2 de febrero con motivo del “Día Mundial de los Humedales”.

    El ordenamiento territorial de los humedales hará posible que, tanto la autoridad ambiental nacional como la de cada provincia, lleven adelante acciones en estos ecosistemas en el marco de sus competencias. De este modo, se protegerá el interés común de los argentinos y se resguardará la fuente inigualable de agua dulce que suponen los humedales, para fines de conservación, como así también, de producción sustentable.

    Además el proyecto del Senado establece que podrá realizarse en los humedales todo aprovechamiento que no afecte negativamente la provisión de servicios ecosistémicos a la sociedad y en particular, a los sectores más vulnerables que dependen de ellos; también, prevé la realización de evaluación de impacto ambiental y evaluación ambiental estratégica, según corresponda, respecto de las obras de infraestructura y actividades humanas que pudieran afectar la integridad ecológica de estos ecosistemas, con especial consideración de los efectos acumulativos y/o sinérgicos.

    Por último, el proyecto referido incorpora una importante moratoria a las intervenciones en los humedales plenamente reconocidos, así como en aquellos ecosistemas que se presuman razonablemente como tales. Es decir, que no se podrá autorizar ninguna obra o actividad nueva o modificación de las ya existentes que impliquen cambios del uso del suelo hasta tanto la provincia respectiva finalice el ordenamiento territorial de humedales.

    ORGANIZACIONES FIRMANTES: Fundación Humedales / Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) / Greenpeace Argentina / Aves Argentinas / Fundación Patagonia Natural / Asamblea Córdoba Ciudad Despierta / El Paraná no se toca / Organización ecologista de guardianes del Iberá / Asociación Civil Árbol de Pie / APDH Asamblea Permanente por los Derechos Humanos – Delegación Bariloche / Pro-Eco Grupo Ecologista – Tucumán / Familias Semilleras (Montecarlo – Misiones) / Asamblea Ciudadana Ambiental Concepción Del Uruguay, Entre Ríos / Asociación por la Justicia Ambiental (AJAM) / Observatorio del Derecho a la Ciudad / Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ) / Fundación para la Gestión e Investigación Regional (FUNGIR) / Fundación Inalafquen / Los Verdes / Banco de Bosques / Fundación de Historia Natural Félix de Azara / Grupo de Investigaciones en Ecología de Humedales (GIEH – FCEyN – UBA) / Fundación Avina / Árboles sin fronteras / Centro de Estudios Ribera Buenos Aires / Fundación Biodiversidad / Fundación Hábitat y Desarrollo / Fundación ProYungas / Fundación M’Bigua / Alianza Sistema de Humedales / Taller de Comunicación Ambiental – Rosario – Santa Fe / Centro Ecologista Renacer – Villa Constitución – Santa Fe / Taller Ecologista / CTA Autónoma Tucumán / Asamblea Ciudadana Ambiental Concepción del Uruguay, Entre Ríos / Encuentro Verde por Argentina (EVA) / Asociación para la Conservación y el Estudio de la Naturaleza (ACEN) / CEMIDA / Nuevo Ambiente / La Dársena Plataforma de Pensamiento e Interacción Artística / Red Yaguareté / Buenos Aires Sostenible.