• La protección de humedales quedó fuera de la propuesta Argentina para luchar contra el cambio climático

    2 de octubre de 2015. En el día de ayer, la Argentina presentó formalmente ante la ONU su INDC (Intended Nationally Determined Contributions, por sus siglas en inglés) que contiene el compromiso del país para la reducción de gases de efecto invernadero de cara a la Vigésimo Primera Conferencia de las Partes (COP21) de la Convención Marco de Naciones Unidas contra el Cambio Climático (CMNUCCC) que tendrá lugar en París a fin de año. En la cumbre, los países deberán alcanzar un acuerdo global que reemplace al Protocolo de Kioto, dirigido a mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados.

    La propuesta argentina, que establece una reducción del 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero para el período 2020-2030, contiene una serie de medidas destinadas a dar cumplimiento de la meta propuesta por el país –una de las menos ambiciosas de la región-. Dentro de ellas, no figura una estrategia de protección de los humedales, ecosistemas vitales para la mitigación y adaptación del cambio climático.

    Los humedales  son fijadores de carbono y amortiguan tanto sequías como inundaciones. Así lo reconoció la Resolución 24 de la Convención relativa a los Humedales de Importancia Internacional, en su Conferencia de las Partes Nº 10, en el 2008 sobre “Cambio Climático y Humedales”, de la cual Argentina es parte. En la misma se insta a sus miembros “a que administren los humedales racionalmente para reducir las múltiples presiones que éstos enfrentan y aumentar su capacidad de recuperación ante el cambio climático y a que aprovechen las importantes oportunidades que presenta el uso de los humedales de forma racional como opción de respuesta para reducir los impactos del cambio climático”.

    Al mismo tiempo, los humedales son ecosistemas muy vulnerables al cambio climático, siendo especialmente sensibles a la ocurrencia de fenómenos extremos, las modificaciones en las temperaturas y en los patrones de precipitación. Informes científicos indican que la degradación y pérdida de muchos tipos de humedales está ocurriendo con mayor rapidez que en otros ecosistemas y que es probable que el cambio climático exacerbe esta tendencia, reduciendo su capacidad en el secuestro y almacenamiento de carbono. De hecho su degradación, como sucede en el caso de las turberas, los convierte en emisores de gases de efecto invernadero.

    En su Quinto Informe de Evaluación, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) concluyó que la mayoría de las estimaciones globales no incluyen las emisiones derivadas de la combustión o la descomposición de turba después de un cambio de uso del suelo; y que, en particular, la descomposición del carbono en humedales y turberas no está reflejada en los modelos a pesar de la gran cantidad de carbono almacenado en estos ecosistemas y de su vulnerabilidad al calentamiento y a los cambios en el uso del suelo.

    Por su parte, la Convención de Cambio Climático (CMNUCC) adoptó a través de la Decisión 2/CMP.7 una nueva actividad de “drenaje y rehumidificación de humedales” para un segundo período de compromisos del Protocolo de Kyoto. En el mismo se reconoce que mediante la rehumidificación también se pueden restaurar los humedales hasta alcanzar un estado en el que las emisiones netas de CO2 se reducen mucho o incluso llegan a ser negativas, haciendo que estos funcionen como absorbedores netos de gases efecto invernadero de la atmósfera.

    Desde mediados de 2014 un proyecto de Ley de Humedales se encuentra demorado en la Comisión de Recursos Naturales y Ambiente Humano del Congreso de la Nación a la espera de ser sancionado. De no llegar al recinto este año, el proyecto perderá estado parlamentario. Más de 100 organizaciones de todo el país vienen trabajando para que los Diputados aprueben la ley de vital importancia para la protección de estos ecosistemas.

  • Otra vez Diputados deja fuera de agenda a la “Ley de Humedales”

    23 de septiembre de 2014. La Comisión de Recursos Naturales y Ambiente Humano de la Cámara de Diputados de la Nación desoyó el reclamo de más de 100 organizaciones de todo el país que están pidiendo la urgente sanción de la Ley de Humedales y dejó nuevamente fuera de agenda el tratamiento del proyecto que corre riesgo de perder estado parlamentario a fin de año.

    En medio de la campaña que reúne a las ONG ambientalistas más importantes del país para conseguir que sea aprobada la Ley Presupuestos Mínimos de Conservación, Gestión y Uso Sustentable y Racional de los Humedales la Comisión presidida por la diputada Griselda Herrera (Frente para la Victoria), convocó a una nueva reunión para este miércoles pero excluyó de su temario el proyecto de ley que inexplicablemente se encuentra demorado allí desde hace más de un año debido a que el oficialismo no dio el visto bueno para su tratamiento.

    La semana pasada, las organizaciones solicitaron mediante una carta a la Presidente del Bloque del Frente para la Victoria (FpV), Juliana Di Tullio, y al el Jefe de Gabinete de Ministros, Aníbal Fernández, que se destrabe el tratamiento de la ley que ya cuenta con sanción unánime del Senado.

    Además de contar con la adhesión de más de 100 organizaciones sociales, ambientales, sindicales, políticas y productivas de todo el país,  el proyecto tiene el respaldo del Consejo Federal de Medio Ambiente (CoFEMA), de investigadores de las universidades de Buenos Aires (UBA) y San Martín (UNSAM) y cuenta con el apoyo de diferentes fuerzas políticas.

    Argentina cuenta con una importante parte de su territorio ocupada por humedales,  incluyendo ambientes tan diversos como lagunas, mallines y turberas, pastizales inundables, bosques fluviales, esteros, bañados y zonas costeras estuariales y marinas, entre otros. En la actualidad, se evidencia un aumento en la degradación y la pérdida de estos ecosistemas.

    Los humedales proveen a la sociedad diversos bienes y servicios fundamentales como, entre otros, la retención de excedentes de agua que causarían inundaciones y la provisión de agua para el consumo y para la producción y, por lo tanto, resulta de interés común su protección tanto como la planificación en el uso del territorio que incluya este tipo de ecosistemas.

    En el mes de agosto, las inundaciones en la provincia de Buenos Aires y el sur de Santa Fe evidenciaron que la degradación de estos ecosistemas tiene consecuencias devastadoras ante el incremento de las precipitaciones.

    A su vez, los pronósticos del Grupo de Expertos en Cambio Climático de las Naciones Unidas prevén un incremento en la intensidad y cantidad de las lluvias para la región de Argentina. Con lo cual, aprobar el proyecto de Ley de Humedales significa avanzar en una política a la altura de las amenazas del cambio climático.

     

    Organizaciones: Comité Argentino de UICN / Fundación Humedales / Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN) / Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) / Greenpeace Argentina / Taller Ecologista / Fundación Biodiversidad / Fundación Proteger / Fundación Hábitat y Desarrollo / Cedepesca / Fundación Patagonia Natural / Fundación M’Bigua / Banco de Bosques / Fundación RIE / Fundación ProYungas / El Paraná no se toca / Fundación Urundei / Organización ecologista de guardianes del Iberá / Fundación Cambio Democrático / Grupo de Investigaciones en Ecología de Humedales (GIEH) Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, UBA / Los Verdes / Alianza Sistema de Humedales / Aves Argentinas / Alianza del Pastizal / Asociación por los Derechos Civiles (ADC) / Fundación Directorio Legislativo / AVINA / Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos de la Argentina / CTA Autónoma / TECHO / Verde al Sur / Comisión Asesora del Comité de Cuenca del Río Luján / Fundación Biosfera / Asociación Patrimonio Natural Del Pilar / Reserva Natural Del Pilar / Vecinos del Humedal / Ala Plástica / Centro Ecologista Renacer –Villa Constitución – Santa Fe / Fundación Encuentro por la Vida – Resistencia – Chaco / Taller de Comunicación Ambiental – Rosario – Santa Fe / Probioma – Santa Cruz de la Sierra, Bolivia / Puente entre Culturas – Santa Cruz de la Sierra, Bolivia / Paz y Naturaleza Pantanal – Corumbá, Brasil / Instituto GAIA – Cáceres provincia de Mato Groso, Brasil / Sobrevivencia – Asunción, Paraguay / Cultura Ambiental, Uruguay / Programa Ambiental de Extensión Universitaria, Facultad de Cs. Exactas, Universidad Nacional de La Plata / Movimiento Argentino para la Producción Orgánica / Grupo Güerta y Energía, Concepción del Uruguay, Entre Ríos / Árboles Sin Fronteras / Asociación Amigos Parques Nacionales / EcoManía / APDH Delegación Bariloche / Acción por la Biodiversidad / Buenos Aires Sostenible / Sabe la Tierra / Plantarse / Observatorio del Derecho a la Ciudad / Fundación Servicio Paz Y Justicia (SERPAJ) / Asociación por el Libre Acceso a Costas de Ríos y Lagos, Neuquén / Taller de Comunicación Ambiental / Centro de Estudios Ribera Buenos Aires / Asociación Civil SOS Hábitat, Mercedes / Cátedras de Economía y Periodismo Económico, Fac. Cs. Educación, UNER / CTA Autónoma Tucumán / Fundación Ciudades Con Participación Y Equidad, San Luis / Nuevo Ambiente / Fundación Isla Maciel / Parroquia Ntra. Sra. de Fátima, Isla Maciel, Avellaneda / La Dársena Plataforma de Pensamiento e Interacción Artística / SALCES / CEMIDA / Abogados por el Derecho Urbano – ADU / Asociación Civil ARCA / Aves Gualeguaychú / Foro Waj Mapu de Chajarí – Entre Ríos / Foro Ambiental y Social de la Patagonia /  Programa InfoAgua / CRETIC / Movimiento Proyecto Sur / Observatorio de Políticas Públicas de Villa Gesell / Sustentator / OIKOS Red Ambiental / Asociación de Naturalistas Geselinos / Asamblea “La Tribu del Salto» – ONG – Paraná, Entre Ríos / Asamblea Pachamama Uruguay / Asamblea Paraná Libre de Fracking – Asamblea – Paraná, Entre Ríos / Asamblea Mas Ríos, Menos Termas / Asamblea Ciudadana Ambiental Concepción Del Uruguay,  Entre Ríos / Asamblea Permanente Del Comahue Por El Agua / Asamblea Popular por el Agua – Gran Mendoza / Asamblea el Retamo de Nonogasta – Provincia de La Rioja / Fundación Cullunche / Asociación para la Conservación y el Estudio de la Naturaleza / Juventudes Socialistas de Argentinas / Fundación Agroecológica Iguazú / Fundación Surfrider / Fundación Caburé i / Alerta Angostura – Neuquén / Asociación Civil Para Todos porque es de Todos / Asamblea de Vecinos Las Golondrinas – Chubut / Movimiento de Articulación No colonialista de Bases Latinoamericanas Sociales (MANBLAS) / Asociación Ambientalista del Partido de Escobar / Fundación Inalafquen / Consejo Argentino de la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras / Asamblea de Chilecito / Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Famatina / Asamblea Ciudadana Concordia.

  • CAMPAÑA MALA SANGRE EN EL CONCEJO DELIBERANTE DE ROSARIO

    Los Verdes de Santa Fe adhirieron a la convocatoria de varias ONGs locales a los concejales de la ciudad de Rosario para que participen de la campaña Mala Sangre, una iniciativa aprobada en 2014 a través de una ordenanza municipal, para determinar, mediante la toma de muestra de sangre, “la acumulación en el organismo de sustancias químicas potencialmente peligrosas como agrotóxicos y químicos domésticos”.                     

    Los concejales María Julia Bonifacio – impulsora de la ordenanza – Ana Laura Martínez, Alejandro Roselló, Rodrigo López Molina (PRO);  Carlos Cardozo; Daniela León (Unión Cívica Radical); Osvaldo Miatello (Compromiso por Rosario); Diego Giuliano (Rosario Federal); Aldo Poy (Demócrata Progresista); María Eugenia Schmuck y Sebastián Chale (Radical) se sometieron en forma testimonial  a la prueba cuyos resultados estarán disponibles en unos días.

    “Esperamos que las autoridades, incluyendo a la intendenta y al secretario de salud también se hagan la prueba, sería una buena señal» expresó Gonzalo Gorostarzu, coordinador de Los Verdes Santa Fe.

    La presencia de sustancias tóxicas en el organismo no es exclusiva de quienes habitan en zonas rurales afectadas por la problemática de las fumigaciones. La exposición a los tóxicos presentes en el suelo, en el aire y en el agua y en cientos de productos de utilización cotidiana es permanente y tiene consecuencias sobre la salud humana de cualquier individuo y sobre los ecosistemas.

    La campaña Mala Sangre está inspirada en el proyecto “Detox” lanzado por WWF (World Wildlife Fund) en 2004, cuyos resultados confirmaron la presencia en el organismo de una combinación de sustancias químicas tóxicas en la mayor parte de las personas muestreadas. En 2013 la organización argentina BIOS realizó una muestra similar en la ciudad de Mar del Plata.

  • Día del Animal: Los Verdes celebran la decisión de reconvertir el Zoo de Buenos Aires

    El el Día del Animal, Los Verdes celebran la decisión del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires de reconvertir al Jardín Zoológico Eduardo Ladislao Holmberg en un centro de conservación, investigación y educación y felicitan a los integrantes de la Agencia de Protección Ambiental que lideran esta necesaria iniciativa.

    Según lo anunció hoy la Comisión Técnico Ambiental que se ocupará del tema, y que integra Juan Carlos Villalonga portavoz de Los Verdes y presidente de la Agencia de Protección Ambiental porteña,  tampoco se recibirán allí más animales exóticos, se trasladará a la orangutana y la elefanta un hábitat más adecuado a sus necesidades. y se procederá a evaluar toda la colección de fauna entre otras acciones. Según declaraciones de Villalonga a los medios,«la idea es transformar verdaderamente al zoológico. Va a ser activo promotor de conservación en el país e imponer la idea de que ya no es un lugar de encierro». 

    En su Manifiesto 2015 Los Verdes expresan como un valor central la sabiduría ecológica, «es la que nos enseña a sentirnos parte de la naturaleza, a vivir en ella y no contra ella, a salvaguardar el equilibrio ecológico, a respetar la integridad de los sistemas naturales, a manejar en forma segura y compatible con la naturaleza todos los residuos que generamos, a consumir responsablemente y a adaptarnos a los límites naturales. Reconocemos el valor intrínseco de todas las formas de vida y las respetamos por encima de sus eventuales valores de uso» señala la organización en el documento.

    El zoo de Buenos Aires debe transformarse en un emblema de la ciudad priorizando el bienestar animal, siguiendo las estrategias de manejo que han delineado las principales organizaciones internacionales referentes en el tema y preservando también su rico patrimonio arquitéctonico.

     

     

  • Día Mundial de Acción contra las Represas: el 60% de los grandes ríos del mundo son fragmentados por represas y trasvases

    Las grandes represas generan severos impactos sociales y ambientales y sus costos reales de construcción no son rentables, señaló hoy la organización eco-polìtica Los Verdes a propósito del Día Mundial de Acción contra las Represas, y por los Ríos, el Agua y la Vida. La organización afirma que Argentina puede tener un plan energético innovador, con renovables, con el cierre de las centrales nucleares y sin nuevas represas hidroeléctricas.

    Se estima que un 60% de los grandes ríos del mundo son fragmentados por represas y trasvases que impactan gravemente sobre los recursos naturales y las poblaciones cercanas. Argentina cuenta, para diferentes propósitos, con unas 130 represas, 96 de las cuales son grandes represas de acuerdo a la definición internacional.

    “Además de lo que se puede hacer en eficiencia energética, es una realidad la necesidad de generar más energía y es responsabilidad de los decisores políticos establecer un plan energético que permita ir cubriendo la demanda creciente. Sin embargo las opciones en marcha no harán otra cosa que intensificar el cambio climático y, en el caso de las grandes represas, alterar la biodiversidad con cambios irreversibles” destacó Elba Stancich presidente de la Junta Directiva de Los Verdes y especialista en temas de agua y humedales.

    En nuestro país las represas proyectadas sobre el río Santa Cruz, en la provincia del mismo nombre, no tienen estudio de impacto ambiental definitivo y el proyecto de la represa de Garabí sobre el río Uruguay en Misiones, es fuertemente rechazado por la población.  Estudios oficiales preliminares estiman, por ejemplo, que dicha represa inundaría 20 mil hectáreas de bosques nativos, unas 24 mil hectáreas de pasturas y obligaría a la relocalización de miles de personas.

    Uno de los argumentos con el que se justifica la construcción de nuevas represas en Santa Cruz es que se ahorra en la importación de combustibles. Sin embargo en la mitad del tiempo podría contarse con mayor potencia instalada a base de energía eólica, cuya inversión se paga con el ahorro en importación de combustibles fósiles.

    Argentina tiene una La ley (26.190) de fomento al uso de renovables que establece el cumplimiento de una meta del 8% de generación eléctrica a partir de este tipo de energías a 2016. Sin embargo no ha tenido la prioridad política para saltar las barreras que aún existen para su implementación.

    En 2012 Los Verdes publicaron el trabajo “Escenario Energético Argentina 2030” en el que se formula una propuesta para un plan energético sostenible.

    Para acceder al documento click aquí