• 2015-2030: UN PERÍODO CLAVE PARA PRODUCIR UN CAMBIO RADICAL

    ¿Cómo se vinculan el Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030?. Compartimos aquí una interesante nota del diputado Juan Carlos Villalonga acerca de estas tres herramientas clave para impulsar los cambios que los tiempos que corren requieren. El horizonte es 2030, quince años en los que se juega la partida.

    2015-2030: UN PERÍODO CLAVE PARA PRODUCIR UN CAMBIO RADICAL

    Por Juan Carlos Villalonga- Diputado Nacional (PRO)

    Entre 2015 y 2030 estaremos atravesando un período clave en nuestra historia y en la historia del debate acerca del desarrollo sostenible. Un conjunto de amenazas y desafíos que enfrenta la humanidad deben comenzar ya a encontrar un sendero de solución y  los próximos quince años son clave para producir cambios de fondo. No es casual que 2015 haya sido un año emblemático en este sentido y se haya convenido una agenda globa en distintos ámbitos, expresada en tres acuerdos que considero fundamentales.

    En primer lugar en 2015 se arribó al Acuerdo de Paris vinculado al cambio climático y que establece un plan de acción al año 2030. Por primera vez un convenio de estas características tiene objetivos definidos y cuantificados que son los que derivan en los compromisos que deben ir asumiendo progresivamente cada uno de los países que lo suscribió. Se trata aquí, ni más ni menos, que de poner en marcha una transformación radical de la matriz energética de manera acelerada.

     

    Para cumplir con dichos compromisos y mitigar los efectos del cambio climático, no más allá del año 2020 tendremos que llegar al pico máximo de emisiones de Gases de Efecto invernadero (GEI) y de allí en adelante deberá comenzar a producirse una progresiva disminución. Ello requiere la rápida reducción del uso de combustibles fósiles y el paso hacia el uso masivo de energías renovables. Hay que trabajar para que lo que hemos conocido como la “era del petróleo” llegue a su fin en los próximos treinta años: esto significa acelerar una transición energética de enormes implicancias económicas, sociales y políticas.

    El segundo capítulo, está relacionado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)  que reemplazaron a los Objetivos del Milenio y fueron también acordados en el año 2015. Los ODS se proponen dar cuenta de los desafíos pendientes en temas como educación, pobreza, energía, cambio climático y océanos, entre otros. La agenda sostenible en su sentido más amplio y planteada con metas precisas y un plan de acción concreto. Estos objetivos debieran ser principios rectores de las políticas públicas de cada país y sus metas  inspiradoras de cada acción en este marco.

    El tercer núcleo, de fundamental importancia también en este contexto, es el acuerdo conocido como Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030: un instrumento acordado por la ONU y destinado a atender una situación cada vez más acuciante. Hoy somos mucho más vulnerables y estamos expuestos a desastres de todo tipo debido al defectuoso desarrollo y al cambio climático que exacerba algunos fenómenos naturales, cada vez más recurrentes y violentos. El Marco de Sendai tiene sus objetivos centrados en evitar que se produzcan nuevos riesgos y en reforzar la resiliencia de las poblaciones incluyendo la responsabilidad primordial de los Estados de prevenir y la participación de toda la sociedad y las instituciones.

    Tenemos entonces frente a nosotros un período que va entre 2015 y 2030 que es una ventana de oportunidad para actuar en forma decisiva y clave en una coyuntura histórica muy particular. El Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el Marco de Sendai marcan una agenda de convergencia que debemos tener clara.  La agenda política no debe salirse de estas prioridades y el desafío es verla en su verdadera magnitud y lograr que el largo plazo se sostenga, en especial en un país como Argentina en el que tenemos un enorme déficit para ir más allá de la urgencia del día a día.

    Es necesario diseñar y trabajar en una política que contemple estos objetivos a 2030 con eje central en la transición energética, que es mucho más que una transición meramente tecnológica: un reto enorme para la política local en términos de desarrollo y de economías regionales, pero que es urgente.

     

     

  • Jornada sobre Gobernanza Global y Gestión del Riesgo de Desastres

    16 de mayo 2017 – Se realizó la Jornada sobre ‘Gobernanza Global y Gestión del Riesgo de Desastres organizada por GLOBE Argentina y la Secretaría de Protección Civil y Abordaje Integral de Emergencias y Catástrofes del Ministerio de Seguridad de la Nación. El evento apuntó a generar debate sobre la experiencia en gestión del riesgo en Argentina y su alcance regional.

    Con una amplia convocatoria y la participación de destacados especialistas, el encuentro tuvo como eje la construcción de sistemas más eficaces  y resilientes, con capacidad para enfrentar los desafíos provenientes del cambio climático como especial factor de riesgo. “Tenemos necesidad de movilizar una agenda  basada en tres puntos: el Marco de Sendai; los objetivos de Desarrollo del Milenio y el Acuerdo de París” señaló el diputado nacional Juan Carlos Villalonga, presidente del Capítulo Argentino de Globe.

    El Marco de Sendai para la Reducción del Riesgo de Desastres 2015-2030 es un instrumento adoptado por la ONU cuyo objetivo es la reducción significativa de las muertes, la destrucción y los  desplazamientos causados por los desastres para el año 2030. El documento reafirma la necesidad de anticipar, planificar y reducir el riesgo para proteger más eficazmente a la población, las comunidades y los países.

    El diputado nacional Fernando Sánchez, uno de los integrantes del panel,  se refirió a la sanción de la Ley Nacional 27287 por la cual se creó el Sistema Nacional para la Gestión Integral del Riesgo y la Protección Civil (SINAGIR). “No había un mapa mínimo de riesgo ni un sistema establecido, pero a partir de esta ley estamos mejor preparados que antes”, explicó.

    Una de las principales oradoras fue la Dra. Claudia Natenzon,  geógrafa de la Universidad de Buenos Aires y reconocida especialista que hizo mucho énfasis en la relación entre riesgo y vulnerabilidad social y la incidencia de las decisiones que se toman sobre el territorio como causantes de escenarios de alto grado de peligrosidad y complejidad.   «Lo institucional tiene relevancia extrema – señaló – se amplifica el riesgo por la vulnerabilidad institucional. El riesgo es el modelo actual de desarrollo, no sólo la catástrofe”.

    A su turno,imagen14 el Subsecretario de Protección Civil del Ministerio de Seguridad de la Nación, Lic. Marcelo Rozas Garay qu se refirió a la implementación de la ley que prevé su financiación con un fondo presupuestario creado a tal fin y un fondo de emergencia.

    La Jornada cerró con la presentación a la convocatoria de la Global Challenges Foundation al premio ‘New ShapePrize’ que tiene como objetivo financiar  propuestas de elaboración de modelos de gestión de riesgos con especial hincapié en cambio climático y degradación ambiental en el marco de la cooperación y gobernanza global.

    Participaron también del evento dirigentes nacionales, provinciales y representantes del sector académico, como la Universidad Tecnológica Nacional, la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, la Universidad Abierta Interamericana, la Universidad del Salvador, y organizaciones de la sociedad civil.

     

    Para acceder a las presentaciones de la Jornada:

    Presentación de la Dra. Claudia Natenzon

    Presentación. Lic. Marcelo Rozas Garay

     

     

     

     

  • JUAN CARLOS VILLALONGA PARTICIPÓ EN LA 5TA. PLATAFORMA DE REDUCCIÓN DE RIESGO DE DESASTRES DE LAS AMÉRICAS

    Invitado por Naciones Unidas, el diputado nacional y vocero de Los Verdes, Juan Carlos Villalonga, participó de 7 al 9 de marzo de 2017  de la Quinta Plataforma Regional para la Reducción del Riesgo de Desastres en las Américas (PR17), en la ciudad de Montreal, Canadá.

    El encuentro reunió a más 1000 delegados de todas partes de las Américas para dialogar sobre los esfuerzos para reducir los riesgos de desastre que representan amenazas naturales y de origen humano, y para aprobar un Plan de Acción Regional (PAR) con el fin de cumplir los compromisos del Marco de Sendai  para la Reducción del Riesgo de Desastres (RRD) 2015-2030 adoptada por las Naciones Unidas (ONU).

    La PR17 tuvo lugar después de un año durante el cual se hizo hincapié en el riesgo en las Américas, tras los fuegos incontrolados en Canadá, en los Estados Unidos y en Chile y en Argentina, y desastres como el huracán Matthew, que causó destrucción en el Caribe y en los Estados Unidos, lo que hubo un impacto devastador en las vidas de personas de todas partes del mundo.

    La Plataforma se comprometió a adoptar un plan de amplio alcance que buscará reducir el riesgo que imponen las amenazas tanto naturales como las inducidas por el ser humano. Como resultado de la 5a Plataforma Regional para la RRD se firmó la Declaración de Montreal, un acuerdo regional de las Américas sobre el tema.

    «El mundo ha ingresado en una etapa de deterioro ambiental  con situaciones climáticas extremas en la que es clave la gestión del riesgo de desastres y esta agenda obliga a los Estados a controlar que la política de RRD baje  al nivel regional y local porque la respuesta inmediata aparece desde loa gestión local. Afortunadamente hoy los gobiernos  han empezado a involucrarse seriamente en el tema, pero sin dudas se trata de la agenda que viene», señaló el legislador.

    Para saber más: Oficina Reginal de las Américas para RRD

                                  https://www.unisdr.org/americas