• ARGENTINA AUN SIGUE SIN LEY QUE PROTEJA LOS HUMEDALES

    2 de febrero 2018 – Un año más en el que se celebra el Día Mundial de los Humedales  y Argentina sigue sin tener una ley de presupuestos mínimos que los proteja. La iniciativa lleva varios años de espera y debate en el Congreso Nacional y  ha sido impulsada reiteradamente por organizaciones sociales y ecologistas entre las que se cuentan Los Verdes.

    Cerca del 23% del territorio nacional está ocupado por humedales y hay 22 sitios designados de Importancia Internacional por la Convención Ramsar. Son indispensables para la vida y la sostenibilidad ecológica y un ecosistema clave para la mitigación y adaptación al cambio climático.

    Los humedales no son lugares a drenar, rellenar y convertir a otros usos y pese a los múltiples beneficios ambientales que prestan su desaparición es drástica: según la Convención Ramsar desde 1900 se perdió el 64% de los humedales del planeta.  Entre otras funciones fundamentales los pastizales húmedos en las cuencas fluviales, por ejemplo, absorben el exceso de las precipitaciones reduciendo crecidas de arroyos y ríos. Esa misma capacidad de almacenamiento también protege el ambiente contra la sequía. En las ciudades, además, funcionan como filtro para desechos domésticos e industriales,  son abastecedores de agua y de espacios verdes.

    En Argentina desde 2013 se discuten proyectos de protección de humedales en el Congreso. Tras perder estado parlamentario dos veces, a fines de 2016 un proyecto de autoría de los entonces senadores Magdalena Odarda (Frente Progresista) , Teresita Luna (FPV) y Fernando Solanas (Proyecto Sur) obtuvo media sanción en dicha Cámara pero su avance en el Congreso se encuentra trabado debido a intereses y disidencias con sectores productivos.

    «Es de gran relevancia el tratamiento y la aprobación de esta ley, estamos hablando de reservas y provisión de agua dulce, amortiguación de crecientes, almacenamiento de carbono, provisión de alimentos para personas y fauna silvestre, recarga y descarga de acuíferos y valores culturales, entre otros servicios imprescindibles» destacó Elba Stancich, presidenta de la Junta Directiva de Los Verdes .  

    Es urgente que se defina un piso de protección para los humedales de todo el país y es prioritario. No se trata de terrenos improductivos ni desaprovechados sino de entornos vitales para la supervivencia humana.

     

  • JUAN CARLOS VILLALONGA AL SECTOR DEL AGRO: «NO LE TENGAN MIEDO A LAS LEYES AMBIENTALES»

    El diputado nacional y vocero de Los Verdes Juan Carlos Villalonga participó de una jornada sobre la agenda legislativa del agro 2017 organizada por la Fundación Barbechando en la localidad bonaerense de Diego Gaynor en la que instó a los productores a trascender las diferencias con los ambientalistas y a no temerle a las leyes ambientales que no necesariamente implican un retroceso para el sector.

    Al encuentro asistieron representantes de entidades técnicas, gremiales, el jefe de Gabinete del Ministerio de Agroindustria, legisladores y productores.Allí se abordaron temas como la ley de semillas, la ley de humedales y economías regionales desde una perspectiva de competitividad y sostenibilidad,

    Villalonga,Vicepresidente de la Comisión de Recursos Naturales, participó del panel legislativo que cerró la Jornada junto con el diputado Carlos Selva (UNA- Buenos Aires),Gilberto Alegre (UNA-Buenos Aires), Presidente de la Comisión de Agricultura, y la senadora Lucila Crexell (MPN-Neuquén). Allí el diputado llamó al agro a «superar las diferencias» con los ambientalistas «Si avanza el medio ambiente – señaló- no retrocede la producción. No le tengan miedo a las leyes ambientales”.

    «Hay que involucrar al campo en materia de desarrollo de #renovables en los próximos seis años» y planteó que el campo tiene otra oportunidad: la ley de envases vacíos de fitosanitarios. “Se pueden hacer bien las cosas Campo y sostenibilidad no son excluyentes: tenemos que lograrlo”, dijo el legislador.

  • Una Ley de Humedales no es cualquier Ley de Humedales

    24 de noviembre de 2016 – Durante meses el Senado de la Nación ha debatido el proyecto de ley de presupuestos mínimos para la protección ambiental de los humedales. La semana pasada, el dictamen alcanzado en base al proyecto original de la Senadora Magdalena Odarda fue devuelto a comisión por votación de la mayoría de los senadores, especialmente por aquellos que vienen demorando la aprobación de una norma de estas características.

    Si bien muchos de los senadores prefieren que no sea sancionada ninguna ley que proteja y promueva el desarrollo sustentable de los humedales, ante la presión pública apuestan a que salga del Congreso de la Nación una ley lavada sin ningún impacto positivo en la conservación de estos ecosistemas y que de esta manera se mantenga el status quo.

    En este contexto y teniendo en cuenta las modificaciones que quieren introducirse en el dictamen de mayoría, Los Verdes señalamos que:

    • Debe mantenerse la moratoria al desarrollo de nuevas actividades hasta tanto se realice el inventario de humedales y el ordenamiento ambiental del territorio. Ambos ejercicios pueden realizarse en un tiempo máximo de 3 años.
    • La asignación de las partidas presupuestarias del Fondo Nacional de Humedales destinadas a las jurisdicciones (provincias y CABA) debe exigir como condición necesaria la realización del ordenamiento ambiental de los humedales.
    • De no realizarse el ordenamiento territorial de los humedales en tiempo y forma, la moratoria debe extenderse hasta tanto cada jurisdicción la realice.
    • Para dar mayor legitimidad y mayor participación, lo ordenamientos territoriales deben ser aprobados por ley provincial.
    • Si a un plazo de 5 años tal como el proyecto de ley establece para la realización del inventario se le saca la moratoria, se generarán cambios en los sitios a inventariar y ordenar. De esta forma, por un lado, el mapa final podrá no coincidir con el territorio y por otro, se dispararán las intervenciones especulativas en los humedales antes de que el ordenamiento sea finalizado.   
    • El proyecto de ley debe establecer el principio de no regresión ambiental para los ordenamientos, para no dar lugar a recategorizaciones desde categorías de mayor nivel de protección a las de menor nivel.

    Una ley sin moratoria y sin la obligatoriedad de realizar los ordenamientos ambientales del territorio redundará sólo en la realización de un inventario, que si bien es urgente y necesario no implica la protección de los ecosistemas ni el impulso de actividades sustentables que reemplacen a las actuales prácticas depredatorias. Por lo tanto, una ley de humedales no significa cualquier ley de humedales.