• PROHÍBEN POR LEY LA COMERCIALIZACIÓN DE LÁMPARAS HALÓGENAS DESDE 2020

    (12.12. 2018) – El Senado convirtió hoy en ley el proyecto que prohíbe la importación y comercialización de lámparas halógenas y fomenta el uso de tecnología LED. Se trata de una iniciativa  del diputado Juan Carlos Villalonga (PRO) que es una modificación a la ley 26.473 que prohibió a partir de 2010  la importación y comercialización de lámparas incandescentes. La nueva norma deja fuera del mercado la tecnología más deficiente en materia de consumo energético. Un dispositivo LED tiene una vida útil ocho veces mayor que una halógena y un consumo seis veces menor.

    En Argentina está prohibida desde 2010 la venta de lámparas incandescentes debido al gran gasto energético que significaban y el gasto económico para los usuarios en términos de consumo. La Ley aprobada hoy extiende esa prohibición al siguiente segmento de iluminación de menor calidad que son las lámparas halógenasSegún estimaciones de la Secretaría de Energía de la Nación el reemplazo masivo de dichas lámparas significaría la reducción 3% al 6% del consumo energético total.

    “Sólo quedarán en el mercado las lámparas fluorescentes compactas y la diversidad disponible de tecnología LED. Esto es un menor impacto en el sistema energético porque lo hace más eficiente y es una ayuda económica para el usuario ya que esta opción tiene menor tiempo de amortización y baja el gasto en energía eléctrica”, señaló el diputado Juan Carlos Villalonga autor del proyecto que obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados el martes pasado. 

     

    El legislador aclaró además que la iniciativa “no tiene impacto en términos de empleo, la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas lo respalda. Por otro lado, el ahorro que se podría generar por el reemplazo de la totalidad de las lámparas halógenas en uso en la Argentina, es equiparable a la energía que generan dos centrales nucleares similares a Atucha II, sería un verdadero alivio para el sistema energético en su conjunto”

    El recambio, que sería gradual y permitiría dejar de emitir 1.700 toneladas de dióxido de carbono al año, principal gas de efecto invernadero y es una oportunidad para reducir la demanda de energía eléctrica en los sectores residencial, comercial y público, contribuir al ahorro y a la reducción de emisiones de CO2 en materia de eficiencia energética, una herramienta necesaria a la hora de desarrollar la transición energética en Argentina.

    “Esta ley es un gran paso en materia de eficiencia energética. Parte de las políticas públicas que tienen que instalarse están relacionadas con la regulación de la tecnología ineficiente y la medida precisamente viene a dejar fuera del mercado la más deficiente que tenemos en Argentina. Esto evita instalaciones de nuevos recursos que se ahorran si son públicos y si son privados quedan disponibles para otros fines. La ley complementa la incorporación que se viene haciendo de energía limpia a la matriz y hace  a la seguridad energética de nuestro país. Seguir manteniendo nuestra calidad de vida sin aumentar  o incluso disminuyendo nuestro consumo energético nos hace más sostenibles como país en términos ambientales, económicos y sociales. Los beneficios son múltiples y todos positivos” dijo hoy Andrea Heins ex Subsecretaria de Ahorro y Eficiencia Energética del anterior Ministerio de Energía y Minería (hoy Secretaría) que acompañó desde su gestión el proyecto.

    El texto prohíbe “la importación y comercialización de las lámparas halógenas en todos sus tipos y modelos en todo el territorio nacional” a partir del 31 de diciembre de 2019.  Además, según el nuevo artículo 2 de dicha norma, “el Poder Ejecutivo nacional podrá dictar las medidas necesarias para facilitar la importación, insumos, componentes, partes y/o equipamiento necesario para la producción de lámparas de bajo consumo y tecnología LED, reduciendo o liberándolos de gravámenes y tributos de importación a través de las facultades que le fueran conferidas en el Código Aduanero”.

  • Media sanción en Diputados al proyecto para prohibir la importación y comercialización de lámparas halógenas yreemplazarlas por LED

    6 de diciembre de 2018 – En la sesión especial de ayer la Cámara de Diputados aprobó un proyecto para prohibir la importación y comercialización de lámparas halógenas y fomentar el uso de tecnología #LED, una iniciativa de autoría de nuestro diputado Juan Carlos Villalonga que es una modificación a la ley 26.473. El texto prohíbe “la importación y comercialización de las lámparas halógenas en todos sus tipos y modelos en todo el territorio nacional” a partir del 31 de diciembre de 2019.

    “Estamos ampliando algo que se aprobó en 2008 cuando este Congreso aprobó  la prohibición de la venta las lámparas incandescentes que significaban un gran gasto energético para el país y un gran gaste económico para los usuarios. Hoy estamos extendiendo esto al siguiente segmento de menor calidad en términos de eficiencia energética que son las lámparas halógenas. De este modo sólo quedarán en el mercado las lámparas fluorescentes compactas y la diversidad disponible de tecnología LED. Esto beneficia al sistema en términos ambientales, es un menor impacto en el sistema energético, lo hace más eficiente y es una ayuda económica para el usuario ya que esta opción tiene menor tiempo de amortización y baja el gasto en energía eléctrica”, señaló Villalonga ayer durante su intervención previa a la votación que dio media sanción al proyecto con 171 votos afirmativos y sólo 2 negativos.

    Un dispositivo LED tiene una vida útil ocho veces mayor que una halógena y un consumo seis veces menor, consumen hasta un 50% menos. Según estimaciones de la Secretaría de Energía de la Nación el reemplazo masivo de lámparas halógenas significaría la reducción 3% al 6% del consumo energético total.

     

    Villalonga aclaró además que la iniciativa “no tiene impacto en términos de empleo, la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas ha respaldado totalmente el proyecto. El ahorro que se podría generar por el reemplazo de la totalidad de las lámparas halógenas en uso en la Argentina, es equiparable a la energía que generan dos centrales nucleares similares a Atucha II, sería un verdadero alivio para el sistema energético en su conjunto” expresó.

     

    El recambio, que sería gradual y permitiría dejar de emitir 1.700 toneladas de dióxido de carbono al año, principal gas de efecto invernadero.  Se trata de una oportunidad para reducir la demanda de energía eléctrica en los sectores residencial, comercial y público, contribuir al ahorro y a la reducción de emisiones de CO2 en materia de eficiencia energética, una herramienta necesaria a la hora de desarrollar la transición energética en Argentina.

     

  • Informe de UFlo: Iluminación a partir de tecnología LED y eficiencia energética

    La Universidad de Flores elaboró un informe en el que se analizan las ventajas de la iluminación a partir de LED, una tecnología que contribuye al uso racional de la energía y un desarrollo clave en el marco de la eficiencia energética, una herramienta necesaria para a la hora de desarrollar la transición que el mundo y nuestro país deben realizar durante las próximas décadas frente a los desafíos que presenta el cambio climático.

    La matriz energética argentina debe aumentar la generación de energía a partir de fuentes renovables tal como lo señala la Ley N° 27.191. Las medidas tendientes al aumento de la participación de renovables, deben ser complementadas con políticas que incentiven la reducción del consumo energético. En ese sentido, el consumo eléctrico para la iluminación del sector residencial,comercial y público, se presenta una oportunidad para reducir la demanda de energía eléctrica, a partir del recambio tecnológico de lámparas halógenas por tecnología LED[1]. En este trabajo se demuestra la factibilidad del reemplazo tecnológico, cómo impacta en el ahorro energético y su rentabilidad en el corto plazo.

    El informe incluye el estudio detallado del consumo de iluminación en el caso de una vivienda unifamiliar y un edificio educativo y una propuesta para disposición final del residuo que constituyen las lámparas halógenas, los tubos fluorescentes y la iluminación de bajo consumo una vez reemplazadas por tecnología LED .

    Desde el Congreso Nacional, el diputado Juan Carlos Villalonga está impulsando la aprobación de una ley que acelere el reemplazo masivo de las viejas lámparas halógenas por LED. La prohibición de la comercialización de luminarias halógenas, como ya sucedió con la de las lámparas incandescentes, no afectará trabajo local y el ahorro generado reducirá nuestro déficit energético, mitigando simultáneamente nuestro impacto sobre el cambio climático.

    Informe completo aquí: Iluminación a partir de tecnología LED. Contribuciones al ahorro energético.