• Audiencia Pública por instalación de planta que procesa material para la industria nuclear en Formosa

    Formosa, 15 de julio de 2014.  Los Verdes reclamaron hoy el cierre definitivo de la empresa procesamiento de combustible de dióxido de uranio para centrales atómicas, Dioxitek, y pidieron al gobierno de Formosa que no acepte su traslado a la provincia. Fue en el ámbito de la Audiencia Pública convocada por la Subsecretaria de Recursos Naturales, Ordenamiento y Calidad Ambiental de la provincia que, por medio de la  Resolución 620, convocó a la audiencia pública que se desarrolló en el galpón G del paseo costanero.

    La empresa estatal, en manos de la Comisión de Energía Atómica (CNEA), que debe cerrar su planta en la Ciudad de Córdoba, ha buscado sin éxito un nuevo lugar de emplazamiento. El rechazo se debe al no cumplimiento de normas legales anti nucleares locales y por la oposición de la población en muchas jurisdicciones. Sin embargo, meses atrás y gracias a la intervención del Ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, Dioxitek consiguió el guiño de las autoridades formoseñas para asentarse en la capital de la provincia.

    En este contexto, Los Verdes reclamaron que Formosa no acepte el traslado de la planta, y que la Ciudad de Córdoba, junto con la CNEA, establezca un plan para el cierre definitivo de la empresa.

    “Queremos manifestar nuestro rechazo a la instalación de Dioxitek en Formosa, como también de cualquier otro tipo de emprendimiento nuclear. Dioxitek no es una cuestión aislada, sino que implica todo el ciclo del uranio, desde su extracción por medio de minería a cielo abierto, hasta su utilización para producir energía en las centrales nucleares. Es por esto, que la solución viene de la mano del abandono de la utilización de este tipo de energía que es altamente costosa, en términos económicos y ambientales”, señaló Gretel Schaj de Los Verdes Córdoba.

    En el predio de Dioxitek, en plena capital cordobesa, hay 35 mil metros cúbicos de residuos radiactivos (el conocido “chichón”) que equivalen a 56 mil toneladas. En septiembre de 2012 La Municipalidad de Córdoba clausuró las instalaciones de la empresa por violar la ordenanza de uso de suelo, por no tener habilitación para funcionar y por operar “violando normas de higiene y seguridad.

    El movimiento antinuclear se está reactivando en el país, puede verse en La Rioja en contra de la instalación de la minería de uranio, en Formosa con el rechazo a Dioxitek y en Córdoba con la movilización para el cierre definitivo de la central de Embalse. Hechos que demuestran el rechazo social existente a todo el ciclo nuclear.

    Para ver la presentación de Los Verdes en la Audiencia Pública hacer click aquí: Dioxitek Audiencia Publica