• Acuerdo de París, punto de inflexión histórico

    14 de diciembre 2015 – El pasado 12 de diciembre, los 195 países que integran la Convención Marco  de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático firmaron el denominado “Acuerdo de París” (1), al cierre de la vigésimo primera Conferencia de las Partes (COP21/CMP11),  donde se comprometen a mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de  2ºC y a proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático. Se trata de un acuerdo histórico que marca un punto de inflexión en el derrotero de la lucha contra el cambio climático.

    En París debía lograrse un nuevo y significativo acuerdo sobre el clima para poner en marcha recortes de emisiones de gases de efecto invernadero a partir del 2020. Pese a que el cambio climático es inevitable en cierta medida, en la Conferencia sobre el Clima, celebrada en 2010 en Cancún, los líderes mundiales acordaron limitar en este siglo el calentamiento del planeta a 2 °C y decidieron revisar dicho límite para analizar si debería reducirse aún más, hasta los 1,5 °C”. Eso es lo que propone el pacto que se suscribió en París que se trata del primer acuerdo global, en el que cada país interviene con sus responsabilidades y obligaciones, tras el fracaso del Protocolo de Kioto y del intento de Copenhague.

    Si bien con el texto actual no alcanzaría aún para lograr los objetivos propuestos, el acuerdo puede evolucionar. Las INDC (Intended Nationally Determined Contributions) presentadas, que son los compromisos que cada país propuso para reducir emisiones, no son suficientes para no exceder los  2ºC, por lo que fue acordado que cada 5 años se revisen las contribuciones nacionales  para que sean más ambiciosas y acordes a lo que la ciencia climática exige.  El éxito o el fracaso dependerán de las acciones que se lleven adelante.

    Dos días antes del cierre de la Cumbre, Argentina vivió un cambio de gobierno nacional y en representación de las nuevas autoridades asumió el mando de la delegación oficial, Juan Carlos Villalonga, Diputado Nacional, por Cambiemos, ex Presidente de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad de Buenos Aires y vocero de Los Verdes quien se comprometió a revisar la contribución presentada en la gestión anterior y a iniciar el proceso para que Argentina asuma un mayor compromiso climático.

    Como parte de nuestra responsabilidad climática, haremos una revisión de la contribución presentada por Argentina en octubre de este año, identificando oportunidades para aumentar nuestro nivel de ambición. Al mismo tiempo, como parte de nuestro compromiso previo al 2020, pondremos en marcha un paquete de acciones que permitan aumentar la ambición previa a la entrada en vigencia del presente acuerdo. Argentina se compromete a realizar todos los esfuerzos necesarios para el cumplimiento de este acuerdo», afirmó en su intervención en el plenario final

    Los Verdes celebramos el cambio de posición de Argentina en la Cumbre, que pasó de tener un rol desalentador a asumir un rol acorde a las históricas circunstancias, y alentamos a que se impulsen las energías renovables y se detenga la forestación, que son los grandes contribuyentes de emisiones en nuestro país.

    Lograr los objetivos establecidos, implica abandonar los fósiles para el 2050. Para que este enorme desafío pueda cumplirse gradualmente deben pensarse mecanismos de financiamiento que lo permitan, deben ponersee en marcha los compromisos adoptados y nuevas metas de reducción. En este contexto Argentina tiene una oportunidad clave: contribuir desarrollando su extraordinario potencial para generar energías renovables.

    El flamante gobierno encabezado por Mauricio Macri se comprometió a que al final de su mandato la matriz eléctrica esté compuesta por cerca de un 10% de renovables. Esperamos y alentamos a que el escenario que plantea el flamante acuerdo de París sea tomado como la señal que se necesita para la acción. Ya no hay tiempo.

    Texto completo del acuerdo: AcuerdoCOP21